DSCN0034.jpg

Santiago-Pontones

Imprimir
PDF
AddThis Social Bookmark Button



Santiago-Pontones es la principal reserva natural de la Comarca de la Sierra de Segura y constituye el corazón del Parque Natural. Es un municipio con 684 Km2 de extensión, de los más grandes de Andalucía y probablemente el de población más diseminada; sus 4.172 habitantes ocupan más de 100 núcleos habitados.

Del total de la superficie, sólo el 3% es tierra labrada, dedicada a cultivos herbáceos, ya que su especial climatología, la más fría de la provincia, impide el cultivo del olivo.

Tiene un clima continental-subhúmedo con matices de alta montaña, lo que se traduce en inviernos fríos que llegan a alcanzar cotas de -22ºC y veranos frescos y agradables. El periodo de heladas es pues, muy amplio, desde septiembre hasta abril, con un 20% de las precipitaciones en forma de nieve.

La accidentada orografía de Santiago-Pontones lo hace apto para los aprovechamientos forestales y ganaderos y lo dota de innumerables espacios naturales de interés, tanto por el paisaje, como por la fauna y la flora existentes, que van cambiando con la altitud que oscila entre los 600 y 1993 m, donde la nieve es presencia habitual en invierno.

En su suelo están las zonas más desertizadas y los árboles más extraordinarios, embalses y desfiladeros, nacimientos de ríos y cascadas, trazados angostos, macizos agrestes, enormes bosques de pino laricio con ejemplares que llegan a alcanzar los 30 m de altura, serán compañeros indispensables durante todo el recorrido y especialmente El Pino Galapán, impresionante monumento natural de 40 m de longitud y más de 4 siglos de edad.

Aquí nace el río Segura y se pasea el Guadalquivir ofreciéndonos innumerables zonas de disfrute de la naturaleza, como los Llanos de Arance, Coto Ríos o el embalse de El Tranco, sin olvidar los parajes que conforma un afluente del río Segura, el Zumeta, de extraordinaria belleza.

En el municipio se ha documentado la ocupación desde muy antiguo (9250 a.C.), en yacimientos arqueológicos, entre los que destacan las pinturas rupestres de arte levantino, declaradas recientemente Patrimonio de la Humanidad, o descubierto importantes restos, como el "Tesoro de Santiago de la Espada", que se conserva en el Instituto Valencia de Don Juan en Madrid, en el que encontramos piezas de estilo tartésico-ibérico, púnico y otras emparentadas con piezas etruscas, celtas, etc. y que cronológicamente van del siglo IV al II a.C.

Centro de Visitantes Torre del Vinagre

Cuenta este extenso municipio con el centro de visitantes más visitado de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, La Torre del Vinagre, donde podremos visitar además, el museo de caza y el jardín botánico, ubicado en el corazón del Parque Natural, junto al río Borosa.

Museo Etnográfico Alma Serrana

En la aldea de Los Anchos, encontramos el Museo Etnográfico Alma Serrana, donde se recrea la vida tradicional de estas sierras a lo largo de los siglos.

La actividad económica de Santiago-Pontones está basada, en el turismo, la caza, la pesca, los trabajos silvícolas y otros oficios derivados del bosque. Pero sobre todo, destaca la actividad ganadera. La ganadería extensiva es la principal riqueza de este término municipal y la trashumancia ha sido históricamente la forma de manejo del ganado, actividad que está perdiéndose.

Cada invierno, cuando los pastos de las zonas altas de la Sierra no son aprovechables, parte de la cabaña ovina segureña emprende el camino de bajada hacia los pastaderos de la Sierra Morena jiennense y manchega, donde pasa varios meses alimentándose de los pastos propiciados por la benignidad del clima invernal de las tierras bajas.

La raza segureña, autóctona de la zona, tiene un alto nivel de adaptación a sus características físicas y ambientales, desarrollándose en los espacios más abruptos y elevados, muy señaladamente en Santiago-Pontones, que tiene la mayor cabaña ovina de toda la provincia de Jaén.

El aislamiento que ha sufrido esta tierra a lo largo de muchos años, debido a sus especiales circunstancias geográficas ha hecho que muchas de las costumbres y modos de vida serranos se encuentren inalterados en la actualidad. En un recorrido por sus muchas aldeas podemos apreciar la gastronomía, las costumbres, el habla peculiar de sus habitantes e incluso contemplar aún cómo se realiza la trashumancia y por dónde discurren sus vías pecuarias.

Santiago de La Espada

Santiago-Pontones tiene dos localidades principales, Santiago de la Espada y Pontones, pero presenta en todo su municipio una gran cantidad de aldeas y cortijadas, muchas de ellas abandonadas y otras donde aún vive parte de la población.

Pontones

A lo largo del valle del río Zumeta, desde su nacimiento hasta su unión con el río Segura, al este del territorio, se situan muchas de ellas.

En su cabecera, al sureste del municipio, numerosos arroyos discurren por los altos campos hasta unirse formando el río Zumeta. Es aquí, entre los Campos de Hernán Perea y la Vega de Santiago de la Espada donde encontramos una serie de núcleos de población que todavía mantienen en estado puro la sencilla vida de los pastores trashumantes. De sur a norte aparecen las aldeas de Don Domingo, El Patronato, El Cerezo, Los Cañuelos, Los Teatinos y Los Atascaderos, La Matea, Las Quebradas, La Huerta del Manco y Los Ruices, muy cerca ya de Santiago de La Espada.

Don Domingo

Don Domingo con 20 habitantes y El Patronato con 55, se encuentran a más de 1.500 m de altitud, siendo de las más altas de la Comarca. Son ejemplos claros de aldeas de pastores de ovejas, la actividad histórica más importante de la Sierra y todavía en la actualidad una de las primeras.

El Patronato

Hacia la vega de Santiago de la Espada, al noroeste de la Rambla de los Cuartos, hay un grupo de aldeas de pastores características, entre corrales y "tinás". Su aspecto humilde, a veces descuidado, nos habla de la cultura trashumante de los pastores, además de El Cerezo, están Los Cañuelos, Arroyo Venancia y Loma Gérica casi despoblada. La Rambla de los Cuartos ya aparece citada por Pascual Madoz a mediados del siglo XIX. Los Cuartos del Pinar, de donde procede dicha rambla, es una extensa zona serrana de pastos que está dividida entre distintos municipios de la Sierra en enclaves diferentes que se usaban para la ganadería trashumante. Celebra fiestas el 15 y 16 de julio en honor del Sagrado Corazón.

Los Teatinos

Los Teatinos tiene unos 120 habitantes y celebra sus fiestas el 14 de agosto en honor a la Virgen de Fátima.

En Los Atascaderos vivien unos 60 habitantes y celebra sus fiestas el 14 de julio en honor a la Virgen del Carmen

Los Atascaderos

Ambas se sitúan en la vega de Santiago, entre frescas huertas y arboledas.

La Matea es la aldea más importante de Santiago Pontones, tiene en torno a 350 habitantes. Situada a orillas del río Muso, es una alegre población, que sigue en proceso de crecimiento. Tiene otros núcleos cercanos como El Cerrico y Venta Lázaro. Conserva La Matea restos del muro del antiguo torreón del Castillico.

En sus alrededores hay dos nacimientos importantes, el del río Muso y el de la Fuente del Berral cuya agua también se une al Muso y éste al río Frío. Celebra fiestas del 28 al 30 de junio en honor a San Pedro y San Pablo.

La Matea

 

Los Ruices

Entre el pequeño grupo de aldeas al pie del Almorchón y dando vistas a Santiago y a su vega están La Huerta del Manco, Poyo Catalán, Las Quebradas y Los Ruices.

En ellas es todavía apreciable la belleza de su arquitectura popular. La Huerta del Manco celebra fiestas el 15 de Julio en honor a Santiago Apostol.

 

Ya sobre el río Zumeta y muy cerca de Santiago de La Espada se encuentran las Cuevas del Engarbo, en un impresionante paraje con accesos escalonados de gran belleza.

Están situadas en un entorno privilegiado y en sus numerosas cuevas, se conservan magníficos ejemplos de Arte Rupestre Levantino, cuyo valor le ha sido reconocido con la figura de Patrimonio de la Humanidad.

Cuevas del Engarbo

 

Muy cerca se encuentra Santiago de La Espada, al sureste del cerro del Arco.

Presenta una estructura de calles estrechas, empinadas y tortuosas, que intentan adaptarse al trazado de las curvas de nivel o se disponen perpendiculares a las mismas. Los grupos de casas, fruto de la adaptación a la topografía, son de carácter irregular.

Destacan como monumentos y lugares de interés dentro del casco urbano la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, que data del siglo XVI y presenta un retablo barroco del siglo XVIII, la Casa Tercia y el Balcón de Pilatos, mirador sobre el río Zumeta.

Desde aquí, hasta su unión con el río Segura, encontramos en la ladera oeste del Zumeta las aldeas de Tobos, Vites, El Vadico, La Muela, Marchena y Marchenica, así como cortijadas, donde aún viven algunos vecinos.

El río Zumeta sigue su curso entre estrechos y gargantas hasta llegar a Tobos y su núcleo anexo llamado Nacimiento de Tobos, en una meseta, rodeado de hermosas huertas. Al parecer hubo aquí una alquería musulmana y en las Relaciones Topográficas de Felipe II se habla ya de su famoso nacimiento.

Tobos

Vites es una aldea que ha modernizado mucho sus casas y tiene el aspecto de una población limpia y saludable. Se ha hecho famosa por la fabricación en sus alambiques de aguardiente carrasqueño, que también se elabora en otras zonas de la Sierra. Tiene un núcleo cercano llamado Cortijo de Vites.

Siguiendo el río Zumeta por la carretera paralela que va alternando la provincia de Jaén con la de Albacete, según la orilla por la que transcurra, pasamos por la Presa de la Vieja y a la izquierda de la carretera en una meseta elevada sobre el río, queda una bellísima aldea casi solitaria: El Vadico. Pequeño núcleo bien conservado encaramado en un promontorio sobre el río Zumeta.

La Muela es una aldea de aspecto renovado. Tiene una vieja y enorme carrasca en sus cercanías y se sitúa en un balcón natural sobre el Zumeta. El Molino de la Muela también es citado en las "Relaciones Topográficas" de Felipe II. Muy cerca, hay yacimientos arqueológicos importantes.

Marchena está construida en tres núcleos y además tiene El Cortijillo en sus cercanías. Entre todos reúne en torno a 100 habitantes. Es una población remozada en los últimos tiempos y está rodeada de huertas que riega el arroyo que lleva su mismo nombre. Fue también alquería árabe y de esa época son los restos de una necrópolis que hay en la zona. Celebra sus fiestas el 3 y 4 de septiembre en honor a la Inmaculada Concepción.

Marchenica se sitúa a orillas del arroyo de Marchena entre la Umbría de los Palancares y la Loma de Marchenica con dos núcleos antiguos cercanos.

El río Segura nace en el paraje de Fuente Segura, cerca de Pontones y desde aquí baja hasta la Huelga Utrera, donde se une al río Madera que viene desde el norte formando un hermoso valle. Junto al río Segura aparecen las poblaciones de Fuente Segura, Pontones (Pontón Alto y Pontón Bajo), Casas de Carrasco, Poyotello y Huelga Utrera.

Fuente Segura es una aldea de un centenar de habitantes, que se encuentra dividida en tres núcleos: El de Arriba, el de En medio y el de Abajo. En sus cercanías al pie del gigantesco Pinar del Risco nace el Río Segura.

Entre éste y el Calar de las Palomas, está uno de los parajes más llamativos de estas sierras, la laguna de la Cañada de la Cruz, que se forma en años de mucha lluvia y nieve. Predominan cultivos sometidos a las duras condiciones climáticas que impone una altitud en torno a los 1300 m, las heladas hacen que estén enfocados al abastecimiento local y al autoconsumo.

Fuente Segura

Pontones debe su nombre a la existencia de varios puentes sobre el río Segura, dependio de Segura de la Sierra hasta 1837 en que alcanzó su independencia. Se encuentra dividido en dos núcleos de población, Pontón Alto y Pontón Bajo.

Cerca de Pontones, en dirección oeste, se encuentran Las Casas de Carrasco, aldea con unos 30 habitantes e iglesia propia, que celebra sus fiestas el 8 de agosto en honor a San Antonio. También en las zonas altas, en un entorno similar al de Pontones.

Siguiendo el curso del río Segura, encontramos la aldea de Poyotello, desde la que se nos ofrecen unas panorámicas muy interesantes del curso del río Segura. En este caso, un tramo encajado antes de encontrarse con el Madera en la Huelga Utrera.

Además de las buenas perspectivas, el mirador natural se beneficia de la accesibilidad de la aldea y de ser el inicio de la senda que comunica Poyotello con Huelga Utrera que nos conducirá a la Cueva del Agua.

Huelga Utrera es una aldea típicamente serrana. Se encuentra en las juntas de los ríos Segura y Madera, recorrida por arroyos en sus calles muy bien canalizada para regar los innumerables huertos de este pequeño enclave humanizado, con todas sus calles asfaltadas.

Huelga Utrera

Tiene en torno a 20 habitantes. Celebra fiestas en honor a la Virgen de Fátima en la tercera semana de Agosto. Desde la plaza partiremos para visitar la cercana Cueva del Agua.

Prado Maguillo

En el valle del río Madera, antes de su unión con el Segura aparecen algunas aldeas cercanas al río como Venta Rampias, La Venta del Pescador y otras, situadas en valles tributarios, como Los Anchos, Prado Maguillo, La Cañada del Saucar y Arroyo Blanquillo.

De entre todas estas destaca Los Anchos, aldea emblemática en la que además de su bellísimo enclave destaca su lavadero y la iglesia, edificio muy sencillo, construido sobre las ruinas del antiguo templo que se hundió a causa de las abundantes nieves que antaño caían.

Las casas están construidas sobre una ladera, en calles de trazado irregular. Abundan las nogueras, los chopos y las huertas. Están muy bien conservados los hornos donde se cocía el pan. Nos podremos refrescar en su magnífica fuente llamada "del Peñón", la que abastece a la aldea.

Además se encuentra aquí el Museo Etnográfico Alma Serrana donde podremos reconocer la antigua vida de los serranos y adquirir productos autóctonos.

Los Anchos

Un poco más arriba de Los Anchos, encontramos Prado Maguillo y la Cañada del Saucar.

Desde Huelga Utrera, el río Segura sigue su andadura hasta embalsar sus aguas en el pantano del Anchuricas, y pasado este, sigue su curso hasta unirse en Las Juntas con el río Zumeta. Aparecen en este valle sobre el río Segura y el pantano varias aldeas y cortijadas entre las que destacan La Toba, Las Casicas del Río Segura, La Fuente del Esparto, Arroyo de la Quebrada, Las Gorgollitas, La Peguera del Madroño, El Parralejo, El Tornajico, Miller y Las Juntas.

La Toba tiene alrededor de 40 habitantes. Toma su nombre de la piedra que abunda en el lugar, esponjosa y calcárea formada por aguas que, depositan caliza sobre los vegetales.

Los habitantes de estas tierras la han utilizado de antiguo por su ligereza y resistencia, para la construcción de bóvedas de antiguos puentes, hornos de leña, etc. Aquí, podremos ver la gruta del nacimiento del agua, muy próxima a la población. Celebra fiestas del 13 al 15 de agosto en honor a la Purísima Concepción.

La Toba

En los años 50 se construyó la aldea de Las Casicas del Río Segura para alojar a los vecinos de la antigua, que quedó sepultada por el embalse de Anchuricas que se construyó entonces, para producir energía eléctrica. Solo quedó la iglesia como testigo de la aldea anterior, que está a orillas del embalse.

Las Gorgollitas, se situa a orillas del arroyo del mismo nombre. Es una pequeña aldea con restos de edificaciones de origen árabe y fue cuna del poeta "Abul Asan al Ferguliti al-Ashagurí" "el segureño". La zona tiene otros núcleos como El Carrascal. Su paisaje es magnífico, destacando el Calar del Cobo y el Puntal de la Misa con inolvidables panorámicas del valle del Segura. Celebra sus fiestas el 10 de agosto en honor a la Inmaculada Concepción.

Miller

Muy cerca de El Parralejo y Las Gorgollitas, en la propia ribera de río se encuentra El Tornajico. En el "Libro de la Montería" de Alfonso XI se dice que en el Parralejo se ponían entonces las armadas para la caza del oso. Este paraje cuenta también con las características cuevas de Los Anguijones, en una pared al otro lado del río.

La aldea de Miller se encuentra donde el río Segura recibe las aguas del Zumeta. Miller es la esencia del paisaje segureño, con sus cortijos blancos rodeados de verdes paisajes.

Tiene unos 120 habitantes, distribuidos en cinco núcleos de población: Las Casas de Abajo, El Molino, Los Atocheros, La Casa de Arriba y el Collado, a los que se asciende desde las Juntas, por una serpenteante carretera.

Por último, justo donde se unen los ríos Segura y Zumeta para abandonar definitivamente las tierras andaluzas, encontramos la aldea de Las Juntas.

Especial mención la figura de los Pineros, en memoria de los cuales se ha erigido un monumento para todos aquellos hombres que condujeron la madera por el Río Segura, para ser luego aprovechada y explotada fuera.

El río Guadalquivir entra en tierras segureñas en Santiago-Pontones, en el paraje conocido como La Torre del Vinagre, centro turístico del Parque Natural, pocos kilómetros despues de nacer, donde se le une el río Borosa. Desde aquí hasta que abandona estas tierras, pasado el embalse del Tranco, en sus laderas, encontramos varias aldeas, algunas de ellas a gran altitud. Son: La Loma de María Angela, Coto Ríos, La Ballestera y Montalvo.

La Loma de María Angela es una aldea muy poblada, situada en la margen derecha del río Guadalquivir, al lado de las juntas del Borosa. En sus alrededores se encuentra el Centro de Interpretación y el Jardín Botánico de la Torre del Vinagre y el Centro de Interpretación Fluvial del Río Borosa.

Coto Ríos es un núcleo a orillas del Guadalquivir, encontraremos abundancia de campings, restaurantes, hoteles y "ambiente" de todo tipo. Se construyó el poblado hace unos 50 años por el Instituto Nacional de Colonización para acoger a los serranos afectados por la expropiación del Coto Nacional. Aquí vinieron a parar muchos habitantes de las aldeas desaparecidas por aquel proyecto. Celebra fiestas el 25 de julio en honor a Santiago Apóstol.

La Ballestera y Montalvo

A una altitud de casi 1300 m, sobre la ladera este del embalse del Tranco, se encuentran las aldeas de Montalvo y La Ballestera.

Montalvo es una bellísima aldea que asoma al valle por su collado, es una población resucitada por nuevas gentes y nuevas sensibilidades que conviven con los vecinos de toda la vida. La Ballestera, considerada núcleo de resistencia serrana donde se pararon las emigraciones forzosas en los años 80, hoy es una aldea viva, rodeada de manantiales, que recientemente acogió el encuentro de ecoaldeas en 2004

ESCUDO

Este municipio integra en la actualidad, desde 1975, a los antiguos ayuntamientos de Santiago de la Espada y Pontones, en cuyo escudo actual mancomunado, se han insertado de forma acolada, los que de forma independiente ostentaban cada uno de sus concejos.

El de la izquierda escudo de Santiago de la espada: En gules, una cruz de Santiago de gules. Bordura de diez piezas, que carga alternantes, en campo de gules, un castillo de oro, almenado de tres almenas, mazonado de sable y aclarado de azur; y en campo de plata, un león rampante de gules, coronado de oro, lampasado y armado de lo mismo. La interpretación de esta armería está en conexión con la dependencia de la orden de Santiago, en tanto que la bordura viene a simbolizar la independencia obtenida en el reinado de los Reyes Católicos.

A la derecha, las armas de Pontones: Medio partido y coronado: I: En azur, un pino de sinople, al natural. II: En azur, una cordillera, al natural. Escudo en el que creemos se reflejan las características geográficas de la población, enclavada en la Sierra, simbolizándose además la riqueza forestal y minera.

 

Gentilicio: Hornillero - Pontonero
Población: 4.172 habitantes
Altitud: 1.340 m
Distancia a la capital provincial: 206 km
Extensión: 684 Km2